¿Se reduce el mantenimiento con un vehículo eléctrico?

Muchos nos hemos hecho esa pregunta en más de una ocasión. Cuando adquirimos un vehículo eléctrico, no volvemos a pisar una gasolinera por razones evidentes, pero, ¿terminamos con la asistencia a talleres?

Como todo vehículo, nunca podemos pronosticar con antelación como de bien saldrá su funcionamiento y si este nos dará problemas en el futuro o no. Pero lo cierto y en base a nuestra larga experiencia de varios años en este mercado, las tareas de mantenimiento y reparación se reducen en más del 90%.

Es cierto que existen averías, como en cualquier vehículo, pero estas averías disminuyen tanto en número como en gravedad. No solo la cantidad de problemas que nos de será mucho menor sino que a la hora de solucionarlo, podremos, en muchas ocasiones, solucionarlo nosotros mismos sin necesidad de asistencia de terceros.

El considerable ahorro económico se suma a la gran disminución de cantidad de dolores de cabeza que supone tener un vehículo averiado en el garaje de casa.

Sin embargo, que se reduzcan los problemas no debería ser una excusa para descuidar nuestro vehículo. Y es que puede resultar engañosa la atención necesaria que debemos depositar sobre estos vehículos. Los vehículos eléctricos tienen dos partes «claves» que son como su corazón y pulmones, y si estos no son cuidado con esmero, finalmente terminarán por desgastarse y su vida útil podría reducirse notablemente.

Hablamos de su motor y su batería. Ambas son las dos partes más cara o de más «valor» de un vehículo eléctrico, y estas deben ser cuidadas ya que, si empiezan a fallar, podríamos encontrarnos en un gran problema en nuestro vehículo y su funcionamiento.

Por eso siempre recomendamos que pese a que se traten de vehículos cuya asistencia sea mínima, se lleve cada cierto tiempo labores de mantenimiento que ayuden a alargar su vida útil lo máximo posible.

En otro post hablaremos de cómo podemos cuidar nuestra batería para que su funcionamiento sea siempre óptimo y no se desgaste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *